¿Dónde puede estar localizada la psoriasis?

 

La psoriasis puede presentarse en toda la superficie cutánea.

 

Por favor, haga clic en los puntos rojos (enlaces) de la ilustración para seguir leyendo sobre la psoriasis en zonas específicas del cuerpo.

 

La psoriasis tiende a ser distinta según la parte del cuerpo afectada,

y puede no tener los mismos síntomas y tratamientos

en distintas zonas del cuerpo.

 

Si usted sufre de psoriasis en el cuero cabelludo, las uñas, el tronco u otras zonas específicas, puede hacer clic en el enlace para obtener más información.

 

Por favor, consulte también la sección sobre tratamientos.

Haga clic en los puntos rojos para seguir leyendo sobre las localizaciones

 

La psoriasis de la uña

 

Las uñas son a menudo afectadas por la psoriasis. Esto se conoce como "psoriasis ungueal", o psoriasis de la uña. Esta variedad afecta a la mitad de pacientes de psoriasis. Suele afectar más a las uñas de las manos que a las de los pies.

 

El trastorno del proceso de queratinización tiene como consecuencia un ritmo de crecimiento acelerado que altera el aspecto físico de las uñas.

 

Las uñas pueden ser la única zona afectada al principio de la psoriasis, sobre todo en los niños, en los que aparecen piqueteadas o estriadas. Debido a su localización, la psoriasis de la uña puede resultar dolorosa.

 

Las personas que han tenido psoriasis durante varios años corren un mayor riesgo de desarrollar lesiones en las uñas que aquéllas que acaban de contraer la psoriasis.

 

¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis de la uña?

 

La uña se vuelve más gruesa y la superficie se cubre de puntos, lo que la hace parecer un dedal.

En muchos casos la uña puede despegarse del dedo (cuando la uña se despega del lecho ungueal el fenómeno se llama onicólisis).

 

También pueden observarse otras lesiones: la piel situada bajo la uña puede volverse más gruesa (hiperqueratosis subungueal), pueden aparecer estrías longitudinales y líneas transversales, y la uña puede decolorarse apareciendo zonas de color amarillento o asalmonado. A veces la uña se vuelve blanquecina y opaca; este fenómeno se conoce con el nombre de leuconiquia. En general aparece decolorada, frágil o lameliforme.

 

Las uñas pueden desprenderse o destruirse completamente debido a esta enfermedad.  

 

La inflamación también puede extenderse a la zona situada bajo la uña, en cuyo caso las lesiones tardan mucho en curarse por la falta de contacto con el aire.

  

¿La psoriasis de la uña siempre va acompañada de lesiones en otras partes del cuerpo?

 

A veces la uña es la única zona que presenta lesiones, pero también puede haber lesiones psoriásicas en otras partes del cuerpo. Parece que los enfermos de psoriasis generalizada son más propensos a desarrollar la enfermedad en las uñas. No obstante, hay pacientes que sufren de psoriasis grave en las uñas sin tener otras lesiones cutáneas graves.

 

Se sabe que la gran mayoría de pacientes que sufre de psoriasis de la uña sufrirá también de artritis psoriásica, una de las variedades graves de la enfermedad.

  

¿Las uñas psoriásicas se infectan con más facilidad que las sanas?

 

Cuando la uña se separa de su lecho, la grieta que aparece puede ser colonizada por levaduras y bacterias, que provocan una infección. Por este motivo deberían mantenerse escrupulosamente limpias las uñas, y protegidas cuando se realicen trabajos manuales.

 

¿Puede confundirse la psoriasis de la uña con otras enfermedades que afecten a las uñas?

 

La psoriasis de la uña puede adoptar varios aspectos y no siempre es fácil de diagnosticar, especialmente cuando los cambios de la uña no van acompañados de lesiones cutáneas.

 

Existe el riesgo de que se confunda esta afección con la onicomicosis (infección fúngica). En caso de duda, sólo una prueba micológica permitirá establecer el diagnóstico. A continuación, el médico recetará el tratamiento adecuado.

  

¿Cuál es el mejor modo de proteger las uñas?

 

Lo más importante es procurar que las uñas estén lo más secas posible, puesto que la humedad acrecienta el riesgo de infección. Es de destacar que los gérmenes pueden transmitirse desde otras partes del cuerpo con el rascado.

 

Debería usted llevar guantes de goma o vinilo cuando sumerja las manos en agua para realizar algún trabajo manual, y si algo se introduce debajo de la uña, debería ser extraído con un cepillo suave y no con un objeto afilado de metal.

 

Cuando se lave las manos, debería secarse a fondo las puntas de los dedos con una toallita de papel para absorber la humedad que pueda introducirse bajo la uña.

 

No deberían limarse las uñas.

 

Si la piel situada alrededor de la uña se hincha de forma anormal, su medico la examinará para descubrir si se ha infectado la uña.

  

¿Cómo hay que hacerse la manicura?

 

Es difícil cuidar uñas debilitadas por la psoriasis. Es mejor mantenerlas cortas, ya que las uñas largas pueden quedar atrapadas o desprenderse del dedo con más facilidad, aumentando el riesgo de traumatismos. Las uñas largas son también más propensas a las infecciones.

 

Debe usted procurar no dañar la cutícula, y debería prestar mucha atención a los bordes de las uñas, sobre todo las de los pies, ya que éstas pueden clavarse en la piel causando una mayor inflamación (el fenómeno conocido como uña encarnada). Debería consultarse a un podólogo si las uñas de los pies se vuelven más gruesas.

   

¿Puedo usar laca de uñas?

 

La psoriasis de la uña puede a veces causar vergüenza, sobre todo si se tiene un trabajo que exija el contacto con el público. Puede usted aplicar una capa de base para rellenar los orificios que pueda haber en la superficie de la uña, seguida de una laca de color. También puede usar uñas falsas mientras espera a que crezcan las naturales.

 

Puntos clave

  • La mitad de los enfermos de psoriasis experimenta cambios en las uñas (1).

  • La uña puede a veces desprenderse fácilmente, o aparecer piqueteada, suelta, decolorada o estriada.

  • La psoriasis de la uña tiene un aspecto desagradable y puede causar vergüenza.

  • Es esencial cuidar bien de las uñas y llevarlas cortas para disminuir los riesgos de traumatismos e infección.

Referencia:

1) Dubertret, Psoriasis (Capítulo 29), 1994

 

Más información

Avisar a un amigo Imprimir Volver arriba Agregar a favoritos Descarga de responsabilidad
Søgaard & Co. - Mere web for pengene